Café libre de químicos para rescatar la selva chiapaneca

por Tierra Nueva A. C.

 

Al sur de México, específicamente dentro de los corredores naturales que conectan la Sierra Madre del Sur con la Sierra Madre de Chiapas, existe una región de gran valor ecológico y cultural que se encuentra custodiada por la etnia zoque. Diecinueve familias productoras de café han desarrollado buenas prácticas agroforestales para conservar la biodiversidad de la región, ya que consideran que es esencial para asegurar su futuro y el de sus familias.

 

Ocotepec, o cerro de ocotes, es una de las comunidades más importantes de la zona y se encuentra compuesta por agricultores, ganaderos y cafeticultores, todos basados en técnicas agropecuarias tradicionales para subsistir. Anselmo Valle y Artemio Cruz forman parte de las diecinueve familias que desde 2015 han trabajado para mejorar su producción de café por medio de un buen manejo de los recursos que les ofrecen sus bosques y selvas. “Queremos rescatar nuestro campo, las plagas y enfermedades han acabado con nuestros cafetales y queremos recuperarlos de manera permanente”, mencionan.

 

Sus acciones para conservar la biodiversidad, el germoplasma nativo del café criollo y los árboles necesarios para brindar sombra y protección a sus cafetales, se basan en un intercambio de saberes técnicos, científicos y tecnológicos con el conocimiento tradicional que tienen las familias sobre el manejo de sus parcelas.

 

Las familias de la comunidad de Ocotepec producen y germinan sus propias plantas de café, lo cual les ha permitido desarrollar mejores ejemplares resistentes a enfermedades como la roya, además con cerezas de mejor tamaño y sabor. Actualmente cuentan con tres viveros que producen cerca de 15 mil plantas anuales, además de cultivar árboles de la región como el chelel, que es utilizado para dar sombra a los cafetales.

 

Una de las actividades más importantes para evitar el uso de agroquímicos en los cultivos de café es la correcta poda de árboles para sombra. En esta región se combinan el bosque mesófilo de montaña y la selva mediana perennifolia, por lo que es fundamental procurar mantener un dosel compacto y uniforme, ya que mucha sombra promueve la aparición de la roya, hongo que suele acabar con las cosechas en muy poco tiempo.

 

“Hemos visto una recuperación en nuestros cafetales, aunque tarda más tiempo que cuando se ponen químicos, pero creemos que va a ser mejor para todos: para el campo, porque va a vivir más tiempo, para nosotros porque no estamos trabajando con químicos y para los que consumen, porque es un producto bueno”.

 

Uno de los retos más grandes y satisfactorios de este proyecto ha sido la constitución de la cooperativa Casa del Café, o Kajwel Tojk en lengua zoque. Las diecinueve familias con las que trabajamos y que forman parte de ella, junto con muchas familias más, buscan promover la economía local en torno a la Economía Social y Solidaria. Ellos mismos definen sus metas y todos participan en las decisiones y división del trabajo, al mismo tiempo que promueven la participación mujeres, jóvenes y adultos mayores. “Promovemos un intercambio de productos motivando el comercio local”, nos comenta Anselmo.

 

Actualmente, la cooperativa se enfrenta a un nuevo reto: la pandemia del COVID-19. “Aquí no hay enfermedad, sin embargo, el COVID nos afecta de otras formas, principalmente a los niños porque no tienen escuela, no hay reuniones, no hay eventos. Nos afecta económicamente porque los productos de la canasta básica subieron de precio. Todo se ha vuelto más lento y complicado”, menciona Artemio.

 

Este proyecto se encuentra financiado por el PPD, Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Educación y Desarrollo Indígena de Chiapas A.C. Para mayor información sobre la cooperativa Kajwel Tojk:

 

CONTACTO

Cel: 55 4443 1566

atzin.calvillo@tierranueva.com.mx

logo, colores, ppd, programa, pequeñas, donaciones, fmam, 25, años, méxico, amarillo, verde, azul, café
franjas, turquesa, amarillo, azul, naranja, verde, café
logo, pnud, azul